viernes, 26 de diciembre de 2014

Una última cosa


– ¡Hola John! Pasa, por favor. ¿Has venido para matarme, verdad?
– ¡Joder Brian! Siempre tan palmario.
– ¡Te estuve esperando ayer!
– No me gustan los lunes, ya lo sabes. Además, necesitaba pensar un poco.
– ¡No me jodas! ¿Tú debatiéndote entre el bien y el mal? No te hago yo... profundizando en las convenciones sociales, haciendo cábalas e intentando dar argumentos a lo que has venido a hacer. ¡Qué más da, hombre! Siempre fueron los mismos, ya los hemos oído antes.
– ¡Es triste equivocarse!
– ¡Que te follen Johnny! Lo que es triste es acertar.
– La certeza corre siempre pareja a la verdad, se fundamenta en la propia conciencia... Eso dicen.
– ¡La verdad no existe Johnny, no seas ingenuo! ¡La verdad es una entelequia! Los individuos observamos el mundo y, a través de nuestras impresiones, reconstruimos y manipulamos los hechos según nuestros propios deseos. La falsedad y la verdad no se dan pues en las cosas como si lo bueno fuera siempre verdadero y lo malo, irremediablemente falso. Ya deberías saberlo. Pero… ¡Apúrate Bastardo! Yo en tu lugar ya habría matado por lo menos a diez.
– Es cierto ¡Basta ya de cháchara!
– ¿Podría pedirte una última cosa?
– Adelante, Brian
– ¡Bésame el culo, cabrón!
– ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang!


La Nebulosa - © Jp del Río


LHDM- La vida no vale nada (Camino de Guanajuato)







4 comentarios: