martes, 28 de enero de 2014

Camino a Caín

           


            Por entre cañadas, veredas escarpadas y desfiladeros, con acostumbrado paso, se acerca el mulero a Caín. Su tarea consiste en proveer de suministros a los vecinos del retirado término (arroz, trigo, telas, algunos productos ciertamente exóticos y, por supuesto, el correo). Un hombre deslustrado y más bien chico, algo nervudo y saludable, conduce por sinuosa vereda exigua recua de mulos y jumentos, rebosantes de abastos y atavíos. 

                La travesía comienza, una vez dejado atrás el robledal; el camino, carretero todavía, muere al pie del viejo murallón, se disipa en la planicie. En su lugar, emerge ahora una desangrada trocha. El grupo la toma y progresa con letanía; zigzagueando sobre los derrubios de piedemonte gana altura con prontitud. Abajo, en el barranco, acecha el río; bravo, helado y predispuesto. Desde allí, nutrias, mirlos acuáticos, salmones y un Martín pescador, saludan largos a la comitiva. A veces, sin demorar en el ascenso, el mulero gira parvo la cabeza y, con oblicua mirada, corresponde a los concurrentes.

              Las paredes de la garganta se elevan y estrechan según asciende el sendero, que discurre una vez en lo alto, por reducido saliente a lo largo de la pared derecha; suerte de derrota indómita, hendida en el pedrusco años ha por el hierro del hombre, que se complace en travesear con los viajeros. En ocasiones, si se le antoja, haciéndoles perder la huella. Desde arriba, un rebeco ensimismado contempla a la comitiva, que con paso lento pero inequívoco porfía en el esfuerzo; y pujan, y desarrollan… Hasta que salen de las angosturas a ruta más desahogada. Avanzan finalmente sobre la llanura aluvial, y con paso igual de plúmbeo se pierden en lontananza. A lo lejos, se oye el canto del urogallo dándoles la bienvenida. No se demoraran los vecinos, que ávidos de nuevas y provisiones, como de costumbre, escoltaran a la comitiva desde el bosquecillo de manzanos silvestres, hasta la plazuela.


La Nebulosa - © Jp del Río

Acompañamos con: "Chalaneru" - Banda Gaites Llacín



18 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Va, se queda un rato, y luego vuelve. Gracias Cecilio por venir y dejar tu comentario.

      Saludos!

      Eliminar
  2. Muy buena la descripción del paisaje y de quienes lo conforman.
    Anduve por esas tierras hace muchos años y tengo que decir que me dejó impresionada por tanta belleza que tiene.
    La música magnífica, :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita ohma; sin duda la belleza de estos lugares es indescriptible.

      Eliminar
  3. Muy descriptivo, sin duda. Bello paisaje!

    ResponderEliminar
  4. Buenos detalles. Me imaginé paseando por ahí. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por venir Eldan y también a Dalmaden.
    Ciao!

    ResponderEliminar
  6. Me hizo acordar este texto de los arrieros colombianos, movilizando desde los campos la producción agrícola e industrial del país, con sus mulas. Un abrazo. Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, un homenaje hecho desde el "romanticismo naturalista", con todos los respetos, para el noble trabajo de los arrieros del mundo.
      Una abrazo amigo!

      Eliminar
  7. Sin duda un texto que nos lleva al estasis del disfrute de la naturaleza.Y nos sabes transportar en ese viaje. Buen texto! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Idolidia, nos alienta que te agrade el texto.
      Besos!

      Eliminar
  8. Bellas imágenes dibujaste en mi mente, me recordaste un poco mi infancia en el pueblo natal.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Malquerida, por venir a vernos, y por dejar un bonito comentario.
      Saludos amiga

      Eliminar
  9. Buenas, ando un poco desconectado estos días pero no me olvido de vosotros.

    Se acerca San Valentín, todo bonito ese día y después, broncas mil.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es! Mola verte de vuelta. Eldan? o Dalmaden?
      Saludos.

      Eliminar
  10. Bello homenaje a la naturaleza y al romantismo... Muy bonito post
    Un beso
    Isa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos complace que te guste. Muchas gracias por acercarte a nuestro blog y alentarnos con tu comentario.
      Saludos Isa Iss!

      Eliminar