domingo, 27 de enero de 2013

Polvo de hadas


Allá, muy adentrada en el bosque, con cortezas de gruesos árboles, tengo mi casa. En la puerta, un helecho hermoso que planté la última primavera. En la pequeña ventana, una rosa rosa sobre una maceta de barro que da esplendor y dispersa fragancias al amanecer.

Mi amiga el hada me visita cada tarde, yo saco pasteles y tazas de té, ella me da compañía. Hablamos, a veces discutimos, otras, simplemente, callamos y observamos cómo va oscureciendo.

Ya, cuando todo es noche, algunas veces esparcimos polvo de hadas.

La Nebulosa - Leandro Bastón             


- Una pieza para acompañar: Lullaby for Helene (Canción de cuna para Helene) - Bill Evans del disco From left to right.



5 comentarios:

  1. Precioso texto y preciosa música.
    Un sueño para soñar.
    Quiero esparcir un poco de polvo de hadas al comenzar la noche.

    ResponderEliminar
  2. Muy evcador de un mundo de cuento. pasteles y te.
    compañía sobre todo en la tranquilidad de la tarde-noche del mundo.

    ResponderEliminar
  3. Antes de ir
    Se hacen y deshacen planes,
    culpas y cadenas.
    Forman un telar
    Que han tejido eternamente Aracne y Atenea.

    Ya no estás
    Te dejé al borde del río metidito en esa cesta.
    Y ahora tu vacío
    Gira y gira para
    siempre dentro de una rueca.

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno!, un texto limpio y amable entre tanta aciaga noticia. Polvo de hadas necesitamos, esto es. Polvo de hadas… “que se llevara lo feo y nos dejara el querube. Un barredor de tristezas, un aguacero en venganza que cuando escampe aparezca nuestra esperanza”. (S. Rodríguez)

    ResponderEliminar
  5. ¡Ah¡ si me dijeran pide un dese...

    ResponderEliminar